POLITICA DE SALUD: CUIDADO, NOS HACEMOS VIEJOS EN EL PERÚ

El Presidente de ADIFAN, Ing. José Enrique Silva, advirtió que con una tasa de crecimiento poblacional de 1.1% como la actual se generará cambios importantes en la estructura productiva y sobre todo en los servicios de Salud en nuestro País, “es preocupante si no contamos con una política clara para enfrentar esta nueva realidad”, añadió.

Resulta que esta tasa de 1.1% es menor a la de muchos países desarrollados como Sudáfrica (1.2%), Noruega (1.3%), Australia (1.4%), Israel (1.8%), Luxemburgo (2.0%), Singapur (2.1%). Esta aceleración del envejecimiento poblacional peruano tendrá un impacto significativo en toda clase de servicios, incluido el de salud, así como en el consumo y producción. Que sepamos Chile (0.9%) si cuenta con una política al respecto, y “en Perú dudamos que se revierta la actual tendencia” manifestó el Ing. Silva.

Puede sorprendernos, pero el uso de métodos anticonceptivos se encuentra extendido en el Perú, según el Banco Mundial el porcentaje de mujeres entre 15 y 49 años que emplea algún método anticonceptivo, asciende a 75.4% en el 2011, ocupando el puesto 17 en el mundo entre 128 países que reportaron al Banco Mundial, superando a muchos países europeos.

Podría no ser mayor problema la adaptación a esta nueva realidad si no fuera porque el Sector Salud en el Perú se caracteriza, por el lado de la demanda, por el insuficiente acceso a los servicios de salud; deficiente calidad de servicios y clientes con bajo poder adquisitivo. Por el lado de la oferta, fragmentación del sistema de salud, duplicidad del gasto, elevada capacidad ociosa, inversión desorganizada (inexistencia de estudios de mercado, de  análisis costo beneficio, costeo de servicios y de estándares de eficiencia).

La mediana de la edad de fallecimiento en el Perú es de 71 años, siendo superior en los departamentos de Lima (74 años), Ica, Lambayeque, y Moquegua (72). El departamento con promedios de fallecimientos más jóvenes es Madre de Dios (45 años) según la Dirección General de Epidemiología  del Ministerio de Salud.

El gasto per cápita en salud para el Perú fue apenas de US$ 289 el 2011, lamentablemente es uno de los  más bajos del mundo y de Latinoamérica, encontrándose rezagados respecto a sus vecinos como Ecuador (US$ 331.5), Paraguay (US$ 351.9), Colombia (US$ 432),  Chile (US$ 1074.5) y Brasil (US$ 1120.6). Además está claro que los gastos en salud en el Perú no han demostrado eficiencia, por lo que la cobertura y calidad de atención deben primero mejorar, antes de inyectar indiscriminadamente recursos que no puedan gestionarse adecuadamente.

“El derecho a la salud significa que los gobiernos deben crear condiciones que permitan a la mayor cantidad de peruanos vivir lo más saludablemente posible” concluyó Silva.