INDUSTRIA FARMACÉUTICA INSISTE A GOBIERNOS DEL MERCOSUR NO DAR MÁS PROTECCIÓN A PATENTES Y HACER CONTROL DE CALIDAD LOCAL A MEDICAMENTOS IMPORTADOS

ALIFAR advirtió que en Latinoamérica se sigue obstaculizando registro de medicamentos biosimilares. Bioequivalencia no debe ser aplicada a medicamentos con más de cinco años en el mercado.

Asunción-Paraguay.- En su Declaración de Asunción 2017, y en el marco de la reciente XXXVIII Asamblea Anual de ALIFAR, la Industria farmacéutica latinoamericana de capitales nacionales privados, pidió evitar la importación de patentes concedidas en otros países y/o a adoptar regímenes de propiedad intelectual que buscan facilitar y acelerar el otorgamiento de patentes ya concedidas en otros territorios, a través de la implementación de planes pilotos entre oficinas de patentes que solo buscan imponer criterios de patentabilidad importados, incumpliendo las leyes de propiedad intelectual de los países en donde se pretenden replicar los beneficios ya obtenidos.

Adicionalmente, los industriales han solicitado a las autoridades sanitarias que ejerzan el control de calidad de los medicamentos que se importan a cada país mediante laboratorios de control de calidad local,  con el fin de mantener el equilibrio y garantizar la salud de la población.

No más barreras a biosimilares

¨Para ALIFAR es necesaria la implementación de políticas públicas que disminuyan el mayor impacto de las nuevas tecnologías sobre los presupuestos estatales, procurando una mayor apertura a proveedores de medicamentos biosimilares producidos en plantas pertenecientes a laboratorios de capital nacional de los países de la región.”

Citó como ejemplo contrario, prácticas empresariales de laboratorios multinacionales productores de medicamentos biotecnológicos que restringen la competencia y monopolizan el mercado de productos de alto costo, limitando la participación de los productos biosimilares.

“Denunciamos  la intención de obstaculizar el registro y comercialización de medicamentos biosimilares mediante el agregado de un sufijo de cuatro letras a la denominación común internacional (DCI) y la reevaluación de productos que tienen muchos años en el mercado y que no han presentado problemas de seguridad o eficacia”.

 

“La Bioequivalencia no debe ser aplicada a medicamentos con más de cinco años en el mercado, ya que este tipo de productos disponen de suficiente evidencia médica y farmacológica resultando innecesaria la realización de dichos estudios”, dijo una fuente de ALIFAR.

La asociación pidió, por otro lado, la intervención de las autoridades sanitarias de cada país para que establezcan convenios de abastecimiento con laboratorios nacionales productores de medicamentos biosimilares, eliminando las barreras sanitarias, legales y administrativas que eventualmente traben el registro de estos medicamentos.

Siendo un sector industrial estratégico para el Acceso a Medicamentos a través de la Libre Competencia, reafirmó su compromiso de proveer medicamentos de calidad, seguros, eficaces y a precios accesibles.  “Para ello, y para seguir invirtiendo en tecnología, investigando y desarrollando nuevos productos, requerimos de los gobiernos de la región estímulos directos a la producción nacional, de forma tal que se pueda competir en mejores condiciones frente a los monopolios farmacéuticos internacionales”, añadió la fuente.