GENÉRICOS PERDERÁN PARTICIPACIÓN DEBIDO A MAYOR RESTRICCIÓN A LA COMPETENCIA

Los medicamentos genéricos y los llamados genéricos de marca, perderán, en pocos años, participación del mercado debido a la consolidación de monopolios y oligopolios, y con ello se restringirá la competencia, opinó José Enrique Silva, presidente de la Asociación de Industrias Farmacéuticas Nacionales (ADIFAN).

En el Perú, de las ventas totales del mercado farmacéutico, actualmente 39% lo representan estas líneas. En 2009, era 49% y la proyección para el 2019, según especialistas, es de 33%, lo cual augura un contexto de restricción de competencia con los medicamentos de marca, y ello llevará a que los precios de los medicamentos suban.
José Enrique Silva atribuyó la existencia de este enfoque a la mala dirección, desde hace varios años, de la política comercial peruana, la misma que ha entregado nuestros mercados sin por lo menos requerir reciprocidad, lo que nos ha llevado a una importación indiscriminada y por supuesto a abrumadores déficits comerciales con casi todos con quienes MINCETUR ha “negociado” tratados comerciales sin las condiciones adecuadas para generar competitividad y mayores exportaciones con valor agregado.

“Solo con los países que componen el TPP se ha originado un déficit que a la fecha supera los US$8,000 millones de dólares anuales” afirmó Silva. Dijo que “incluso los países con los que no teníamos tratados previos y recién ingresan con el TPP, representan US$500 millones de dólares anuales, pero de déficit adicional, o sea que la cosa se pondrá peor. ¿Qué quieren?, ¿qué les demos las gracias?”, cuestionó.

“El otro efecto –añadió- es la desindustrialización del Perú, (diversificación, le llaman) y su colateral: “gran déficit en la balanza del conocimiento en nuestro país” que le resta valor agregado a nuestros productos.
Para los peruanos de hoy, por ejemplo, “es un sueño imposible hacer computadoras, circuitos integrados a gran escala, teléfonos celulares, televisores de pantallas planas, equipos de óptica o de oficina, no porque no puedan, sino porque no les damos la oportunidad. De hecho nuestros negociadores hacen de todo para destruir el último bastión de la industria de tecnología de punta en el Perú: la farmacéutica”.

“El conocimiento”, dijo, “es aquello que desarrollaron el valor de los países del Asia, que se tradujo en una cada vez mayor participación de mercado en el comercio global, hasta que hoy lo lideran”, “pero aquí no aprenden” apuntó. “El TPP es un desastre, que fomenta incluso el retroceso tecnológico, diseñado para extender los períodos Monopolios y restringir la competencia a favor de las importaciones, con una larga lista de mentiras”.