TPP ES UNA AMENAZA LATENTE A LA SALUD PÚBLICA

• Se consolidarán productos importados más caros gracias al “cerco regulatorio” que se está tendiendo y el Capítulo de Secreto Comercial de este tratado.

• Los monopolios saldrán fortalecidos y las autoridades lo saben.

• Se busca quitarle la posibilidad a las autoridades peruanas de hacer comparaciones de eficacia o seguridad entre medicamentos monopólicos con los medicamentos genéricos, e impedir por lo tanto el ingreso de estos últimos.

Lima, mayo de 2013.- Lo advirtió el presidente de la Asociación de Industrias Farmacéuticas Nacionales (Adifan), José Enrique Silva Pellegrin, y así se mostró de acuerdo con las advertencias de diversas organizaciones sobre los efectos que traería un Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) con los graves peligros que esconde sobre el acceso a medicamentos.
Silva manifestó por ello que “el Perú debe negociar de cara al consumidor y en defensa de su sistema de Seguridad Social, porque la imprudencia, el descuido y el secreto, seguirán fortaleciendo monopolios de productos cada vez más caros hasta convertirse en amenaza a las arcas del Estado a través de contratos, seguros y sortilegios legales que pululan lamentablemente alrededor de la salud en nuestro país”.
Estas regulaciones, de no ser corregidas prontamente, favorecerán a los monopolios que saldrán fortalecidos desde el TPP.
Para Adifan, esta nueva protección de períodos monopólicos se suma a un cerco regulatorio que impide que el mercado se transparente y flexibilice precios a través de competencia.”
A su vez, la competencia debe ser el resultado del desarrollo de una industria local fuerte, productora de medicamentos de calidad que el Perú necesita, y del acceso a ellos de manera efectiva y sostenible.
Capítulo de Secreto Comercial
“En el marco del TPP –explicó Silva- Estados Unidos, además de las consabidas amenazas de impedir las oposiciones a patentes, patentar nuevos usos, extender períodos patentarlos, redefinir la Nueva Entidad Química y establecer el Linkage (mencionado por diversas organizaciones), esconde furtivamente en el Capítulo de Secreto Comercial, uno de sus dardos más peligrosos”.
Y es que busca quitarle la posibilidad a las autoridades peruanas de hacer comparaciones de eficacia o seguridad entre los medicamentos monopólicos con genéricos, e impedir por lo tanto el ingreso de estos últimos –dijo el presidente de Adifan.- Al mismo tiempo, se busca confundir el concepto de “Datos de Prueba” con “información no divulgada”, y todo ello fuera del tema de Propiedad Intelectual.
Silva dijo que ello se dio en un capítulo que no se tocó en el TLC con los EEUU, “una estrategia engañosa en la que nuestras autoridades no deben caer. Es tan grave la situación, que pido la intervención de la Defensoría del Pueblo, que esté presente y se empape de las negociaciones del TPP. Alguien debe velar por el bolsillo de los enfermos y por la Seguridad Social de todos los peruanos”, añadió el líder gremial. .

El presidente de Adifan invocó. “Debemos ir a la ofensiva reclamando las flexibilidades a las que tiene derecho nuestro país, como protegernos del abuso de los derechos de Propiedad Industrial. Ello debe considerarse como temerario y hasta delictivo. Allí donde exista abuso para impedir el ingreso de competencia que permita reducción de precios, debe haber sanción ¿Por qué no lo hemos pedido hasta el momento? Si siempre tuvimos el derecho de hacerlo.”
Precios siguen subiendo
José Silva Pellegrin recordó que pese a que los fabricantes nacionales contribuyen a regular precios de modo natural hacia la baja, actualmente los precios de los medicamentos importados muestran una tendencia alcista, pese a los acuerdos comerciales suscritos y a las exoneraciones de impuestos a determinados medicamentos. “Es una muestra de lo que sucederá si se continúa dando privilegios a través de cercos regulatorios que nuestro país con firmeza debe evitar”.
El líder industrial dijo que actualmente en el país se privilegia lo importado, subvencionando incluso utilidades producidas por ventas de productos que provienen de paraísos industriales en el exterior. “Las autoridades lo saben, pero nadie hace nada”, señaló.
Cabe precisar que mientras la importación de medicamentos crece a un ritmo de 7.3%, la producción industrial local, lo hace a 4.4%.