MAYORÍA DE MEDICAMENTOS CONTRA EL CANCER PROVIENE DE LA INDUSTRIA NACIONAL

Lima, junio de 2012.- Los laboratorios nacionales producen el 47.06% de los medicamentos para tratar el cáncer en el Perú, lo que a su vez corresponde al 14.13% de la facturación total, mientras que todos los laboratorios europeos y norteamericanos juntos, solo cubren el 14.71% de las unidades, pero con el 56.17% de la facturación. Es decir, los laboratorios peruanos cubren mucho más la demanda de medicinas contra el cáncer en el Perú, con muchísimo menos dinero, informó José Enrique Silva, presidente de la Asociación de Industrias Farmacéuticas Nacionales (ADIFAN).

“Que la industria farmacéutica nacional siga creciendo y que sus genéricos ganen prestigio, tiene muy nerviosas a las multinacionales, por ello la virulenta campaña en contra de la calidad de los medicamentos en nuestro país. El resto son excusas y mentiras. Y aunque existen porcentajes más altos en otros países, la misma DIGEMID y la OMS han alertado de la procedencia dudosa de hasta el 30% de los medicamentos, lo que significa que más de 6 millones de peruanos estén expuestos a medicamentos ilegales y falsificados. Pese a estas graves denuncias, se dedican a atenuar síntomas y no a curar la enfermedad”, dijo el representante industrial.

Control de calidad

En el Perú, ¿por qué se oponen al control de calidad previo a la comercialización de medicamentos en Perú?, cuestionó Silva.
“Pues porque algunos quieren seguir presentando “papeles” en lugar de someterse al control en el Perú, como sí se los exige y cumple en Chile, Argentina, Brasil, Uruguay y otros países, donde para ser importador de medicinas, es obligatorio contar con un laboratorio de Control de Calidad con la regencia de profesionales universitarios como requisito para actuar como droguería importadora. “
Dijo que “los que cumplen con dicho requisito en esos países, se resisten con lobbys poderosos para impedir que se cumpla con ello en el Perú. ¿Es que merecemos menos calidad que los brasileros, argentinos o chilenos?, ¿nuestros pacientes no merecen calidad?, un absurdo total. Planteamos el reto de presentar los estudios que demuestren que los medicamentos “suben por el control de calidad”, o que se vayan, no necesitamos de más mentiras en nuestro país. Lo que sí está plenamente demostrado mediante estudios serios, es que los medicamentos no bajan cuando se les rebajan los impuestos (subsidios) o cuando el dólar se devalúa. “

“Por el contrario, el hecho de que, quienes estén en el negocio de importar medicinas, tengan la obligación de contar con un laboratorio de control de calidad o contratar a uno público o privado, para cautelar estándares de calidad, mejorará nuestros estándares actuales, pues se le hará un gran favor a la sostenibilidad de la calidad de los medicamentos en Perú.”

Asimismo, dijo el presidente de ADIFAN, “se verán beneficiadas las universidades que apuesten por el control de calidad, mejoraremos el recurso humano, tan importante en estos casos, impediremos el ingreso de tanto falsificado al Perú, la industria farmacéutica nacional competirá en igualdad de condiciones de calidad, en pocos años nuestra población tendrán confianza en los medicamentos genéricos que circulan en nuestro país y se reducirán drásticamente los precios promedio de los medicamentos que consumen nuestros compatriotas.”

“A esos críticos del Proyecto de ley 995/2011-CR, les pido que no politicen la calidad de los Medicamentos, que lean la ley y sus reglamentos para que se den cuenta de una vez que son precisiones, no cambios, recomendadas por cierto en el Proyecto de Ley 4514 del Congreso anterior, y a esos funcionarios que hacen afirmaciones sin sustento, basándose en argumentos de los importadores que prefieren el status quo, que no defienden intereses nacionales, háganle un favor al Perú: váyanse”.

Perú en el ranking

Por otro lado, la OMS ha informado que nada menos que los Estados Unidos de Norteamérica, es el sexto país en el mundo en falsificación de medicinas. En ese mismo informe, el Perú ostenta el penoso 4to lugar. En suma, considera ADIFAN, no hay países “santos” en esta materia, sino países que se preocupan de las medicinas que consume su pueblo, y otros que no lo hacen.

Ni hablemos de la China en donde en la última década se han cerrado 1,300 laboratorios, y se investigan 480,000 casos de medicinas falsas, la mayoría de ellas pasan primero por los puertos de Hong Kong y Shenzhen. Todos lo saben, pero por lo visto nadie hace nada.
Se calcula que en China mueren al año entre 200,000 y 300,000 personas por consumir medicamentos falsos o de mala calidad, sin embargo es probable que esta estadística “oficial” no refleje el número verdadero, podría ser mayor

Los peligros del fenómeno de la falsificación se vieron claramente en 1996 durante una epidemia de meningitis en Nigeria. A casi 60,000 personas se les administraron vacunas falsas, lo cual produjo la muerte de 2,500 personas (Pecoul et al, 1999).

Fuente: La República, 27.6.12, pg. 12